Lo que aún nadie se ha preguntado:

Piedras y Palos: En qué estaba el adolescente del Puente Pío Nono 10 minutos antes del accidente.

Unas zapatillas azules Converse, una polera del mismo color marca Polo, una polera sin mangas marca Adidas, un pantalón de buzo marca Adidas, un polerón negro marca Nike, una mascarilla profesional de seguridad industrial MasProt. Este es el detalle del vestuario y del contenido de la mochila del adolescente de iniciales A.A.A, con domicilio en Bajos de Mena, que el pasado viernes 3 de octubre y producto de un accidente, cayera al lecho del Río Mapocho luego de que en el contexto de graves desórdenes públicos, fuera interceptado para su detención mientras arrancaba de la fuerza pública.

El caso, que logró despertar a toda la izquierda política como una gran oportunidad más de usarlo con fines electorales: “Con los hijos no. Las madres no lo vamos a permitir” señalaba una conspicua ex ministra a través de su cuenta de twitter, se encuentra aún en investigación con un plazo de 120 días para para el proceso, y dejó al carabinero Zamora en prisión preventiva mientras dure la investigación.

Pero lo que hasta ahora los medios no cubren con profundidad, y que seguro es parte de lo que vendrá en los próximos días, es detallar en lo que estaba el adolescente A.A.A diez minutos antes de caer al río. Registros audiovisuales claros y contundentes, muestran al joven encapuchado atacando a la fuerza pública con palos y lanzando piedras en una actitud temeraria y desafiante, muy alejada del momento en que arrancando de la policía uniformada ocurriera el accidente.

A.A.A no sólo estaba encapuchado, sino que como muestran las imágenes, estaba en absoluta coordinación con el resto de los delincuentes apostados en Plaza Baquedano, destruyendo instalaciones públicas con el pretexto de encontrarse en una marcha, la que jamás fue autorizada, y que forma parte del proceder cotidiano de viernes y sábado de una serie de jóvenes delincuentes que ventilan su natural inclinación por la violencia invocando lemas anti sistémicos.  

Registros audiovisuales claros y contundentes, muestran al joven encapuchado atacando a la fuerza pública con palos y lanzando piedras en una actitud temeraria y desafiante, muy alejada del momento en que arrancando de la policía uniformada ocurriera el accidente.

En un contexto en que se le pide a Carabineros recuperar la ciudad de manos de los delincuentes que estaban causando desórdenes, el Carabinero Sebastián Zamora, de estatura baja, sólo 1,63 y 60 kilos de peso, tenía por misión identificar y detener a los violentistas más sobresalientes de manera de impedir que se escabulleran en el tumulto. Así con una fuerte carga de adrenalina producto de la situación, A.A.A. y Zamora chocaron los cuerpos cuando el segundo buscó desestabilizar al primero para lograr su detención. Esto lleva al lamentable accidente, cuyas circunstancias se vieron probablemente más difíciles de controlar producto de lo resbaladizo del suelo a causa del agua existente por el paso reciente del guanaco. Sin mayor control de sus cuerpos, Zamora sigue de largo sin poder detenerse, mientras que A.A.A no logra asirse con suficiente fuerza a la baranda del puente para impedir su caída.

Para un abogado de la plaza en este caso hay una reflexión clara. “Por muy lamentables que sean los hechos del accidente que dejaron a este joven con una quebradura de la muñeca, sería muy relevante que los fiscales a cargo también consideraran el contexto en que este tipo de accidentes ocurren, en los que la Fuerza Pública está mandatada para la persecución y detención de delincuentes que tratan de alterar el orden público. Este caso fue eso, a todas luces le ocurre un accidente a un delincuente. Lamentable, pero es así. Como cuando en la persecución en auto de un delincuente este choca y queda con lesiones graves ”.

La investigación ya está en curso y posee además ribetes bastante particulares desde lo político, ya que está a cargo de la fiscal de alta complejidad, Ximena Chong, quien en sus redes sociales, @ximechong celebraba con orgullo el Estallido Social y los posteriores desórdenes que destruyeron el centro de Santiago. En sus RRSS se pueden ver muchas referencias a detenciones de Carabineros, fotografías a grafitis contra sectores políticos, claras opiniones y tendencias partidistas, lo que poco ayuda en un caso en cuya investigación debieran sopesar argumentos técnicos y no políticos, como un caso de este tipo lo requiere. “A muchos abogados nos llamó la atención la irresponsabilidad de la Fiscal de hablar directamente de solo en este caso, no teniendo ningún antecedente contundente que lo justifique. Ya por sólo ese hecho uno puede vislumbrar que sus objetivos son más políticos que legales”, concluye el mismo abogado.

Las exclusivas prendas de ropa encontradas en la mochila de A.A.A se supone son el contenido íntegro de su mochila y vestimenta, al menos en lo que como registro se pudo pesquisar cuando el afectado llegó al centro de salud. El largo recorrido desde el lugar del accidente hasta ese centro asistencial, dejan además la duda de si ese era o no todo el contenido que llevaba consigo. Después de todo, diez minutos antes de caer al río el joven se encontraba ocupado en una delirante escalada de violencia buscando no menos que destruir la ciudad.

Equipo La Anomia.