Cabo Eugenio Nain Caniumil

El viernes recién pasado, el Cabo Segundo Eugenio Nain Caniumil, se convirtió en el mártir número 1221 de Carabineros. Miro su foto, leo sobre su vida, veo su linda familia y, para sorpresa de algunos, no encuentro en esas imágenes nada que tenga relación con la burda, “malvada y cruel” caricatura que algunos han querido hacer de Carabineros. Solo veo un joven chileno, igual a otros millones, pero que fue cobardemente asesinado mientras cumplía con su trabajo con tan solo 24 años de edad.

Y esa es la verdadera cara de la gran mayoría de los miembros de Carabineros de Chile:  hombres y mujeres con vocación de servicio y que entran a la institución con la ilusión de contribuir con su trabajo a hacer de Chile un mejor país. No podemos permitir que los errores de unos pocos y las consignas ideologizadas de muchos, sigan haciendo crecer una caricatura odiosa y falsa sobre compatriotas nobles, creando divisiones y denigrando a personas y familias honestos y dignas.

Me pregunto también hasta qué punto este tipo de actos criminales no son más que la consecuencia lógica de una campaña sistemática de desprestigio de Carabineros de Chile y, en cierta medida, la familia de Eugenio Nain cosecha hoy con dolor los frutos de la crítica liviana, política e ideológica de un tablero de ajedrez político.

Agrupación Nos Importan.