Caso Maureira: El video Fantasma

El caso de Josué Maureira es el de un joven que luego del 18 de octubre del año pasado, fue detenido por saquear un supermercado. Maureira dice haber sido torturado y violado durante el tiempo que estuvo bajo el resguardo de Carabineros y antes de haber quedado en prisión preventiva por orden del tribunal competente. La defensa de los Carabineros imputados en el caso sostiene que al momento que José Maureira fue entregado a gendarmería se le constataron solo lesiones leves, las que serían atribuibles a los golpes que le propinó otro detenido ese mismo día, John Bravo. 

El último episodio judicial abordado en la prensa habla de la “aparición” de un nuevo video que mostraría golpes de parte de los carabineros a cargo de la detención de Maureira en un sector de servicios (baños) y un camarín de la comisaría. Pero resulta que el nuevo video no es tal, ya que es el mismo con el cual ha contado la fiscalía desde el inicio del caso. Además, la grabación muestra un punto ciego, vale decir, donde el tiro de cámara no llega, del cual no es posible concluir que Carabineros haya agredido a Josué Maureira. Es importancia precisar que este punto ciego en la grabación se debe a un requerimiento legal que impide captar imágenes de los detenidos en baños y camarines para resguardar su dignidad y privacidad. 

Si bien las declaraciones de la jueza han señalado que no tiene motivos para dudar de la veracidad de Maureira (aunque un incidente posterior en Temuco demuestra que sí hay motivos para dudar)) los comentarios respecto al lugar en donde supuestamente habría sido agredido y posteriormente violado, son confusas, ya que primero señaló que había sufrido de violación en la 51 comisaría. Luego cambia su versión, aconteciendo supuestamente en la 11 comisaría de Lo Espejo, e incluso señala un tercer lugar de los hechos, el cual sería en una sala del consultorio de salud pública Amador Neghme. Resulta difícil creer una versión que señala tres lugares distintos en el cual se habría cometido un delito. 

Respecto a este hecho, el abogado defensor de los Carabineros, Agustín Mardones señala que “Tenemos testimonios de gendarmes, que estuvieron de turno distintos días mientras estuvo en prisión preventiva Josué Maureira, que señalan que ninguno de ellos recibió una denuncia de algún tipo de abuso sexual o delitos por estilo. Mientras Maureira estuvo privado de libertad, por cinco días, él nunca denunció el haber sido abusado, sino que fue al sexto día, en donde se acordó de esta supuesta violación, y que había sido por parte de los Carabineros, lo que resulta bastante inverosímil.”.

Esta inconsistencia se suma a los exámenes realizados por el perito de delitos sexuales en tres oportunidades, los cuales una y otra vez señalaron que no existió ninguna evidencia pericial que acreditara la violación.  En la actualidad, la fiscalía solo tiene el relato de la víctima, porque los tres informes que hizo el perito médico legal acreditaron que técnicamente no hubo nada, y sigue dilatando el proceso a más de un año de los hechos, sin siquiera realizar las diligencias que ha pedido la defensa de los carabineros.