Indulto: un proyecto que generará injusticias

La comisión de Seguridad del Senado ha respaldado la idea de legislar un proyecto de indulto (o amnistía) a quienes cometieron delitos violentos tras los hechos ocurridos el 18 de octubre del 2019.

Dentro de las justificaciones de esta suerte de “perdonazo” están de que se trataría de “gente modesta y humilde”, que habría que “juzgar estos hechos no como si esto fuera una situación de normalidad, sino como una situación de excepción”, que “cuando hay un estallido la gente hace cosas”, o que “se ha demorado la tramitación de las causas judiciales”, entre otros argumentos.

Puedo asegurar que todas las afirmaciones anteriores son igualmente ciertas en la mayoría de las causas judiciales que se están llevando contra miembros de las Fuerzas Armadas y de Orden. También se trata en las más de las veces de personas modestas, que actuaron en situación de excepción y que están sufriendo gravosas medidas cautelares a la espera de sus juicios.

Como me imagino que el Congreso no va a impulsar ningún tipo de indulto respecto de estos últimos, propongo que dejemos que sea el Poder Judicial quien administre la justicia para todos, sin distinción, tal como estipula nuestra Constitución. De lo contrario, un proyecto que dice “buscar la paz social” solo va a generar injusticias y odiosas discriminaciones, no solo para con los uniformados, y para con las víctimas, sino para con todos aquellos ciudadanos que estén siendo juzgados por actos delictuales no relacionados directamente con el 18 de octubre, y que no podrán acceder al indulto en cuestión.

Alejandra Cruzat